Padecimientos Infectoinmunoreumatológicos en Pediatría: Panorama Actual

Arturo Loredo Abdalá

Secretaría de Salud, Instituto Nacional de Pediatría, Clínica de a Atención Integral del Niño Maltratado. Ciudad de México, México

Prefacio

El fenómeno de transición epidemiológica y poblacional de las niñas, niños y adolescentes mexicanos, que en realidad debe considerarse como el efecto mas palpable de una situación existente, obliga a los pediatras a desarrollar nuevas estrategias de atención médica, pero sobre todo a prevenir y diagnosticar padecimientos que impidan en un momento dado que el paciente llegue a la vida adulta sano y capaz de responder al reto que esta impone en el siglo XXI.

En un esfuerzo inédito de la Academia Nacional de Medicina de México por transmitir a todos los médicos de nuestro país y fuera de nuestras fronteras, en este compendio se presenta la experiencia escrita y cibernética para transmitir el conocimiento sobre un grupo de enfermedades consideradas poco comunes dentro de la pediatría pero que pueden destacar de los procesos infecciosos o los estados nutrimentales anormales en las niñas, niños o adolescentes, tan característicos de los países latinoamericanos.

La idea es sensibilizar a los pediatras, a los médicos familiares y a los médicos generales que atienden a estos pacientes sobre procesos que pertenecen al campo de la imunoreumatología pediatra. De ellos, destaca la fiebre reumática, el lupus eritematoso sistémico, la artritis idiopática juvenil (antes artritis reumatoide juvenil), la dermatomiositis, la púrpura de Henoch Schönlein, el síndrome de antifosfolípidos, la enfermedad de Kawasaki, la enfermedad mixta del tejido conectivo, principalmente.

Entre los años 70 y 80 del siglo pasado, algunos de los autores de este trabajo editorial, desarrollamos en el Departamento de Medina Interna del Instituto Nacional de Pediatría, la investigación clínica de enfermedades que clínicamente sobresalían de los padecimientos pediátricos de esa época. Se diagnosticaron y atendieron a pacientes con fiebre reumática, cuyas manifestaciones clínicas no solamente  eran de una cardiopatía adquirida sino que también cursaban con expresión neurológica que obligaba a descartar meningitis o encefalitis, habitualmente de etiología infecciosa o fenómenos artríticos donde era necesaria la diferenciación de artritis séptica, con leucemia aguda linfoblástica o alguno padecimiento inmunológico (artritis reumatoide juvenil, lupus  eritematoso sistémico, dermatomiositis).

Asimismo, se detectaron niñas, niños y adolescentes que cursaban específicamente con lupus  eritematoso sistémico, dermatomisitis y artritis idiopática juvenil; por señalar algunos. Este accionar nos permitió no solamente conocer el comportamiento clínico de dichos pacientes, sino también utilizar racionalmente las herramientas vigentes del laboratorio y gabinete para confirmar los diagnósticos.

Esta rama de la medicina pediátrica ha cambiando notoriamente en las últimas décadas ya que han aparecido nuevos criterios para definir cada entidad nosológica de manera exacta; nuevos procedimientos de laboratorio y gabinete que favorecen el establecimiento de un diagnostico tempranamente correcto y la valoración de la evolución clínica de cada paciente, así como nuevos medicamentos y esquemas terapéuticos.

Todo ello desemboca tanto en un aumento de la supervivencia de estos enfermos con una mejor calidad de vida, como una disminución de los efectos secundarios de los medicamentos empleados para lograr el objetivo primario: aliviar al enfermo.

En esta obra, se pretende orientar al personal médico que inicialmente se enfrenta con este tipo de pacientes al señalar el modo actual de diagnosticar, tratar y rehabilitar, con base en la realidad académica, económica y social vigente en nuestro país.

Insistimos también en que estas acciones pueden ser aplicadas en gran parte del territorio nacional para beneficio de muchos niños y con ello mejorar la asistencia médica, su rehabilitación y sobre todo la prevención. Además, ello permite fomentar la docencia y despertar el interés por la investigación de estas entidades nosológicas

Estas acciones seguramente ayudarán a incrementar la calidad de la pediatría en nuestro país para que siga siendo orgullo de la medicina nacional.