Ortopedia

Introducción

 

La ortopedia, al igual que la mayoría de las especialidades quirúrgicas, ha experimentado, durante el siglo XXI, una importante transformación en la que han influido importantes innovaciones y avances tecnológicos, la búsqueda de nuevos materiales y biomateriales, la creación de nuevos implantes con características biomecánicas cada vez más parecidas a la anatomía humana e instrumental ortopédico sofisticado que facilita los procedimientos, lo cual ha permitido desarrollar técnicas menos invasivas y reproducibles como ejes principales. Los avances en estudios de imagen han permitido al ortopedista hacer diagnósticos más precisos, con una gran sensibilidad y especificidad; los avances en la óptica de los equipos de artroscopia nos permiten realizar procedimientos menos invasivos, sin dejar de lado que las innovaciones de los procedimientos anestésicos cada vez mas precisos nos permiten atender de manera ambulatoria a los pacientes, disminuyendo así la morbilidad y la carga sanitaria hospitalaria.

Actualmente se estima que hasta el 80 % de los procedimientos ortopédicos son susceptibles de realizarse en forma ambulatoria, acortando los tiempos de recuperación y disminuyendo la discapacidad al utilizarse medios de fijación menos invasivos, más estables y rígidos que han permitido a los pacientes integrarse a sus actividades cotidianas.

Estos avances han abarcado prácticamente todas las subespecialidades de la ortopedia, por lo que nos enfocaremos en las que han conseguido, con más éxito, un aumento de los años de vida útil en nuestros pacientes y con resultados reproducibles.