Obesidad infantil

Teresa Siliceo Bernardi

Secretaría de Salud, Hospital Infantil de México Federico Gómez, Clínica de obesidad. Ciudad de México, México

 

El contexto de la obesidad. Definición y etiología

La obesidad es una enfermedad sistémica, crónica y multicausal caracterizada por un balance energético positivo reflejado en la acumulación excesiva de tejido adiposo, que desencadena alteraciones metabólicas y funcionales.

En el año de 1997 la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la obesidad como una como enfermedad y la señaló como una peligrosa emergencia para la salud de la niñez.

Podemos clasificar la obesidad infantil en primaria (exógena) y secundaria. Dentro de las causas primarias se han identificado como aquellas mayormente vinculadas al aumento de peso en población pediátrica los patrones de consumo de los padres trasladados a los hijos, el desarrollo industrial y tecnológico que propicia un estilo de vida sedentario e inactivo; la transición dietética del país con la presencia de un incremento en la disponibilidad de alimentos procesados y adicionados con alta cantidad de grasa, azúcar y sal a bajo costo, la disminución del tiempo disponible para la preparación de alimentos en casa, con el consecuente aumento de familias que comen fuera de ella; elevado consumo de alimentos industrializados cuya disponibilidad en el ámbito escolar (primaria y secundaria) es de 81.2 % para alimentos dulces, 79 % para botanas industrializadas, 77 % tortas y sándwiches y 87.7 % refrescos, con nula o escasa presencia de frutas, verduras y cereales integrales.

 

Dentro de las causas secundarias se encuentran la presencia de síndromes dismórficos (Prader-Willi, Bardet-Biedl, Borjeson-Forssman, Carpenter, Cohen, Alstrom), lesiones del sistema nervioso central (traumas, tumores e infecciones) y endocrinopatías (hipopituitarismo, hipotiroidismo, Síndrome de Mauriac, Cushing).

Diagnóstico

Entre más temprano y oportuno sea el diagnóstico de obesidad, existen mayores probabilidades de prevenir y evitar la aparición de complicaciones; por esto es importante vigilar el crecimiento del peso y la talla, registrándolas, según la gráfica de la OMS en los cero a 23 meses y de CDC a partir de los dos años. (Tabla 1)

Tabla 1

Puntos de corte para clasificar el sobrepeso y la obesidad infantil

Edad Sobrepeso Obesidadª

 

0 a 23 meses Peso para la talla
p85 – 94 o
>2 DE
Peso para la talla
> p95> 3 DE
2 a 19 años IMC  p85 – 94
IMC > 1 DE
IMC > p95

IMC > 2 DE

Se muestran los puntos de corte de acuerdo con puntuación z y percentiles para establecer el diagnóstico de obesidad.

 

ª En menores de 23 meses, en más adecuado emplear el término sobrenutrición.

 

A pesar de que el IMC no es un indicador directo de la grasa corporal, ha mostrado adecuada correlación con la grasa corporal al compararlo con DEXA, densitometría y pliegue cutáneo tricipital (CDC, Defining Childhood Obesity).

Dentro de los factores de riesgo más relacionados con el desarrollo de obesidad, el panel de expertos del National Heart, Lung, and Blood Institute ha identificado los siguientes:

  1. Niños con IMC entre percentil 85 y 94
  2. Niños con antecedentes familiares de obesidad en uno o ambos padres
  3. Ganancia ponderal acelerada que no coincide con el incremento de la estatura y que puede reflejarse desde el primer año de vida o durante la adolescencia
  4. Niños con un estilo de vida sedentario, quienes pudieron ser o no activos, así como adolescentes con antecedentes de inactividad

 

A pesar de que el diagnóstico de obesidad no requiere exámenes de laboratorio complementarios, la solicitud de estos es importante para identificar la presencia de complicaciones, por esto se sugiere una serie de recomendaciones. (Tabla 2)

Tabla 2

Recomendaciones de exámenes de laboratorio y su frecuencia de acuerdo con el grado de sobrepeso u obesidad en niños

IMC Evaluación Frecuencia
p85 a 94 Evaluar perfil de lípidos En niños de 10 años en adelante, cada dos años.
p85 a 94 + factores de riesgo Evaluar perfil de lípidos

ALT, AST

Glucosa en ayuno

>p95 con o sin factores de riesgo ALT, AST

Glucosa en ayuno

 

Cuando ALT es mayor a 60U/L, referir con gastroenterólogo/hepatólogo

 

Dependiendo el riesgo del paciente, algunos expertos también recomiendan vigilar dichos parámetros bioquímicos desde los dos años de edad, individualizando siempre las condiciones de cada paciente.

Tratamiento

Una revisión sistemática de Cochrane elaborada en el 2017, sostiene que, para lograr una modificación discreta en el IMC, las estrategias terapéuticas deben estar integradas por:

  1. actividad física
  2. alimentación
  3. cambios conductuales

 

Desde el 2007, la Asociación Americana de Pediatría estableció un esquema de tratamiento, que se encuentra vigente, para niños de dos años en adelante compuesto por cuatro etapas. (Tabla 3)

Tabla 3

Recomendaciones de intervención para sobrepeso y obesidad en niños

Etapa Objetivo Acción
Etapa 1. Prevención Desarrollar hábitos entorno a la alimentación y actividad física, identificando rutinas y costumbres propias de su contexto. ·Comer cinco frutas y verduras al día

·Evitar bebidas azucaradas

·Limitar pantalla (2horas/día)

·Involucrar a la familia

·Desarrollar la autorregulación del niño

Etapa 2. Pérdida de peso estructurada Se basa en las acciones de la etapa 1, sin embargo, se lleva a cabo un registro o monitorización de los cambios realizados. ·Elaboración de diario de alimentos y horas pantalla

·Establecer un plan de menú diario y estructurado con ayuda del especialista

·Comprometerse con una actividad física estructurada

·Plan de incentivos

Etapa 3. Intervención multidisciplinaria Intervención enfocada al paciente y la familia. Se lleva a cabo por personal entrenado para monitorizar el tratamiento dietético y el desarrollo de técnicas para el cambio conductual. ·Establecimiento de metas a corto plazo, tanto en aspectos de alimentación, como en actividad física y un plan de contingencia en caso necesario

·Lograr balance energético negativo

·Los padres deben aprender a modificar el ambiente obesogénico e involucrarse en el tratamiento de su hijo, sobre todo en <12 años

Etapa 4. Intervención de tercer nivel Enfocada a pacientes con obesidad severa El enfoque principal de esta etapa es la valoración del paciente y la familia para realizar la intervención quirúrgica.

 

Actualmente no se tiene claridad sobre el tiempo de duración más efectivo para lograr un resultado satisfactorio, sin embargo, se ha visto que, a mayor contacto con el paciente, ya sea vía telefónica, mediante el desarrollo de herramientas multimedia, mensajes de texto o consulta cara a cara, se garantiza mejor adherencia.

Por su parte, el aporte calórico establecido para pacientes pediátricos con obesidad debe ser el requerimiento para su edad, que asegure un adecuado contenido de macro y micro nutrimentos para garantizar el crecimiento y al mismo tiempo contemplar la restricción de alimentos densamente energéticos. (Tabla 4)

Tabla 4

Recomendaciones de actividad física de acuerdo a la edad de los niños con sobre u obesidad

Edad Frecuencia Actividad
0 a 3 años 11 meses 3 horas al día Juego libre
4 a 5 años 11 meses 120 min 3 veces por semana Juego estructurado y libre
6 a 9 años 11 meses 120 a 180 min 3 veces por semana Aeróbica y fortalecimiento de huesos
10 a 18 años 250 a 300 min a la semana Juegos en equipo, competencia, danza

 

El desarrollo de habilidades de comunicación y orientación por parte del especialista en el tratamiento de obesidad es fundamental para establecer un vínculo adecuado entre el paciente y la familia y para identificar aquellas barreras que dificultan tanto la adherencia al tratamiento, como la falta de motivación al mismo, pues esta última es la principal herramienta con la que pueden alcanzarse avances satisfactorios en cuanto al manejo y pérdida de peso.

Referencias

  1. El problema de la obesidad en México. Diagnóstico y acciones regulatorias para enfrentarlo. COFEMER 2012.
  2. Estrategia Nacional para la Prevención y el Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes. SSA 2013.
  3. Obesidad en México. Recomendaciones para una política de Estado. Rivera-Dommarco J. 2013.
  4. Ending chilhood obesity. WHO. 2016.
  5. Use of World Health Organization and CDC Growth Charts for Children Aged 0–59 Months in the United States. Department of health and human services Centers for Disease Control and Prevention.
  6. Obesidad Infantil. Recomendaciones del Comité de Nutrición de la Asociación Española de Pediatría. Parte II. Diagnóstico. Comorbilidades. Tratamiento. 2007.
  7. Centers for Disease Control and Prevention. [Página principal de internet] Childhood overweight and obesity. 2017. Disponible en: https://www.cdc.gov/obesity/childhood/index.html
  8. National Heart, Lung, and Blood Institute. Expert Panel Integrated Guidelines for Cardiovascular Health and Risk Reduction in Children and Adolescents, Summary Report. Disponible en: https://www.nhlbi.nih.gov/files/docs/peds_guidelines_sum.pdf
  9. Estrada E. et al. Children’s Hospital Association Consensus Statements for Comorbidities of Childhood Obesity. Connecticut Children’s Medical Center. 2014.
  10. Barlow SE. Expert Committee recommendations regarding the prevention, assessment, and treatment of child and adolescent overweight and obesity: summary report. Pediatrics. 2007.
  11. Diet, physical activity and behavioural interventions for the treatment of overweight or obese children from the age of 6 to 11 years and adolescents aged 12 to 17 years. Cochrane Database Syst Rev. 2017.

Cómo referenciar este artículo

Cómo referenciar este artículo